Recetas de la tradicón

Receta de la piada o piadina romañola (tipo de pan)

La región de Romaña no es muy extensa, pero posee muchos dialectos y muchos modos de hacer y denominar la “piadina o piada” (en esta parte de Romaña se la llama “pida” o “pieda”).
Dejando a un lado el nacionalismo, se puede afirmar que este “pan de los pobres” no existe sólo en nuestra tierra, sino que está muy difundido en todo el mundo: Baste pensar en los ingredientes para darse cuenta de que es un alimento básico, primordial y elemental. Sin embargo, en Romaña la piadina se ha ennoblecido y transformado en un elemento caracterizante de la gastronomía local. 

Ingredientes para 8 piadinas

500 g de harina blanca
30 g de grasa de cerdo o bien 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
sal
bicarbonato
agua templada, la necesaria

se coloca la harina en forma de volcán en una tabla de amasar o en la mesa, amasando con la grasa de cerdo un poco blanda (o bien con aceite de oliva virgen extra), la sal, un poquito de bicarbonato y una cantidad de agua templada dosada, hasta obtener una masa compacta y bastante dura. A continuación se van haciendo bolas con las manos como si fueran para pizza; deberían salir 8 con los ingredientes elencados. Se ponen a reposar bajo un paño seco una media hora.
Se extiende la masa de cada bola formando una circunferencia de 3 o 4 milímetros de espesor y de unos 15 o 20 cm de diámetro; ¡ya tenemos la piadina!.
En una plancha o sartén antiadherente se tuesta por ambos lados, sin quemarla, forando la superficie con el tenedor si se forman bolas.
La mejor forma de comerla es caliente, partida por la mitad y rellena de embutidos de todo tipo; puede llevar también achicoria, cebolleta cortada, o incluso tomate, pimientos y berenjenas gratinadas. Está muy sabrosa con quesos de varios tipos, en especial con el fresco y blando denominado squaquerone.
Una variante interesante de la piada es el cassone (con forma de empanada). En este caso hay que dejar la masa lo más fina posible para poderla doblar, pues va rellena, y se pega en los bordes presionando con los dientes del tenedor. Para rellenar el cassone, una hierba de campo muy típica que se usa aquí es la rosola (constituida por las primeras hierbas de la planta que al crecer se convierte en la amapola de campo), la cual se pica cruda, se espolvorea con sal y se deja que pierda el agua durante una hora aproximadamente. Se puede comer cruda dentro de la piadina o cocinada. La pida es un arte, y como tal cada cual con su propia fantasía puede exaltarla y combinarla con cualquier alimento que se tome con pan. ¡El éxito está garantizado!

envíanos tus comentarios

nos interesa tu opinión
¿te gusta esta página? ¿has visto algún error? Rellena el módulo con tus observaciones
última actualización: 08/02/2017
Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado