Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado
    Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado
      Malatesta & Montefeltro

      Castillos, fortalezas, baluartes

      Pocas realidades territoriales proponen tantos castillos y pueblos fortificados concentrados en poquísimos kilómetros. Rímini conserva uno de los más importantes como testimonio de la magnificencia de los Malatesta: Castel Sismondo, que lleva el nombre de su Señor. Es el principal palacio de la familia, aunque también le gustaba desplazarse a los numerosos castillos de su vasto territorio. Entre estos Santarcangelo di Romagna y Montefiore Conca una de las residencias que preferían los Malatesta que aquí alojaron a reyes y emperadores.

      Dirigiéndonos hacia las colinas de los Valles del Marecchia y del Conca, es un continuo florecer de castillos y torres milenarias. Aquí se enfrentaron los dos linajes confinantes, los Malatesta y los Montefeltro, en una lucha sin tregua, por lo que los castillos a menudo fueron de uno o del otro. Después de dejar Santarcangelo, el itinerario en Valmarecchia empieza con el Palazzo Marcosanti que se encuentra en Poggio Berni, para seguir luego con el Castillo de Scorticata y de Montebello, donde transcurre la leyenda de la pequeña Azzurrina desaparecida en sus calabozos, de la que todavía se oye hoy en día su lloro.

      Precisamente enfrente, en línea recta, se encuentra la Rocca de Verucchio (Fortaleza) que perteneció al Mastín Viejo, centenario fundador de los Malatesta. A la izquierda resalta el panorama del Monte Titano, emblema de la antigua República de San Marino. Sobre un intrépido espolón con paredes a pico, surge la estupefaciente Fortaleza de San Leo, la antigua Montefeltro. Más arriba se puede visitar el pueblo fortificado de Casteldelci, el antiguo Castrum Ilicis, patria de Uguccione della Faggiola, y Sant’Agata Feltria con la original Rocca Fregoso (Fortaleza) y la aldea de Petrella Guidi, que conserva intacta la estructura urbanística del siglo XIV.

      En Valconca existe un análogo itinerario con una riqueza apasionante, empezando desde la llanura con el centro medieval de San Giovanni in Marignano, luego Montescudo con las murallas de doble función defensiva y a pocos kilómetros el pueblo fortificado de Albereto. Montefiore Conca cuenta con una Fortaleza que atrae por su imponencia y belleza, ofreciendo en sus salas con frescos insólitos y de gran valor.

      Además, se puede admirar la elegante Montegridolfo que ha mantenido intacto su burgo fortificado y la noble Saludecio, rodeada por poderosas murallas y con el único bastión en forma de as de picas de toda la provincia. El itinerario se termina en Mondaino, que conserva casi todo el perímetro de sus murallas y se presenta con el elegante palatium análogo al castillo de Castel Sismondo que domina una singular y armoniosa plaza en semicírculo.

      envíanos tus comentarios

      nos interesa tu opinión
      ¿te gusta esta página? ¿has visto algún error? Rellena el módulo con tus observaciones
      última actualización: 16/03/2017