Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado
    Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado

      La leyenda de la Madonna de Rimini

      Rimini

      Rustico era un pastor devoto de la Virgen y, en su peregrinar con el rebaño, notó en un bosque de Covignano, sobre la colina de Rimini que por aquel entonces se llamaba Monte di Mezzo, un tronco de un árbol que se parecía a un cuerpo humano.


      Estamos en el Medievo, alrededor del 1280. Fue entonces que empezó a tallar con pasión una estatua de la Virgen pero no consiguió representar su rostro. Finalizaron la obra dos Ángeles que manifestaron al pastor el deseo de la Virgen de que la estatua fuera llevada a Rimini y fuera colocada en una barca sin remadores, a merced del mar.


      Y así fue. La barca se perdió en el mar, llegó a Venecia a orillas de San Marcial, donde realizó diversos milagros, para ser llevada después a la iglesia y ser venerada como la “Virgen del Battello”.
      Todavía hoy se venera en esa iglesia a la “Virgen de Rimini”, llamada también Virgen de las Gracias.

       

      En el bosque de Covignano se levantaron, primero una pequeña celda en el lugar donde los ángeles esculpieron el rostro de la Virgen, y hacia finales del 1300, una iglesia y un convento.


      Hoy queda el Santuario della Madonna delle Grazie (el Santuario de la Virgen de las Gracias).

      Contacto

      Via delle Grazie, 10

      envíanos tus comentarios

      nos interesa tu opinión
      ¿te gusta esta página? ¿has visto algún error? Rellena el módulo con tus observaciones
      última actualización: 10/02/2016