Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado
    Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado

      El sotobosque de setas y trufas

      Paseando por los senderos y colinas rimineses, sobre todo enverano y otoño, es fácil encontrárselos, con y sin perros, en grupo o en solitario: son los buscadores de setas y trufas.

      Los que llevan perros buscantrufas, claro. Aquí abundan, sobre todo las negras. Pero no faltan tampocolas preciadas blancas, en tiempos de carestía casi tan valiosas como el oro. No hay más que ver los precios de venta en ferias como la de Sant’AgataFeltria, que se celebra todos los domingos de octubre, llamada Feria nacionalde la trufa blanca preciada.

      Mondaino también dedica una feria a este conocido tubérculo,junto a otros productos. Se llama Fossa, tartufo e Cerere (Queso de hoyo,trufa y Ceres) y tiene lugar en otoño. El día dedicado al precioso Tuber Magnatumsuele ser el tercer domingo de noviembre. Estas tierras también son un auténtico paraíso para los buscadoresde setas.

      Un paraíso rico y generoso, pues brinda toda clase deespecies: desde los comunes porcini (en español, las setas calabaza) hastalos ovuli (las oronjas), los chiodini (las armilarias), las mazze di tamburo (losparasoles) y las manine (los pies de gallo). E incluso las más raras, como las variedades primaverales: no hay más que pensar en la famosa seta prugnolo (en español, nazarón), a la que se dedica una feria, de casi treinta años deantigüedad, a finales de mayo en Miratoio di Pennabilli.

      Además de setas y trufas esta es también tierra de espárragos silvestres, collejas, rapónchigos, borrajas, malvas, amapolas y tantas otras saludables hierbas campestres.

      envíanos tus comentarios

      nos interesa tu opinión
      ¿te gusta esta página? ¿has visto algún error? Rellena el módulo con tus observaciones
      última actualización: 16/03/2017