Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado
    Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado
      Malatesta & Montefeltro

      La grande Arte

      Del esplendor latino, al primer Renacimiento y al arte contemporáneo.

      Meta ya desde la antigüedad de muchos hombres ilustres, desde Dante a San Francisco, el territorio de Rímini conserva sus restos, de los cuales muchos se han traducido en obras de arte.

      Se puede hablar de grande arte ya que empezando por las obras del periodo etrusco-villanoviano expuestas en el Museo de Verucchio, así como de la época romana, como los mosaicos de la Domus del chirurgo (Casa del cirujano), siglo tras siglo hemos heredado ejemplares grandiosos. Entre estos las obras maestras de la que fue definida La Scuola del Trecento riminese, nacida como consecuencia de la visita y la estancia de Giotto, que aquí alrededor de 1303 pintó un ciclo de frescos, lamentablemente perdidos, además del precioso Crucifijo aún existente. Sus alumnos heredaron mucho, traduciendo su habilidad en Crucifijos lígneos, polípticos y tableros que hoy en día están expuestos en los más grandes museos del mundo, aunque también en Rímini – donde se visita el Museo de la Ciudad, la Iglesia de Sant’Agostino, con sus frescos, testimonio más relevante de la Escuela – y otras localidades de la provincia.

      En la ciudad, el Renacimiento tiene su primer edificio sacro, el magnifico Templo Malatestiano, actualmente Catedral de Rímini, que en su interior conserva un extraordinario fresco de Piero della Francesca, Segismundo Pandolfo Malatesta rezando ante S. Segismundo. Tanto el siglo XVII como el XVIII dejaron obras de inestimable valor, entre las cuales los lienzos del gran Guido Cagnacci y las imponentes Colegiadas barrocas, entre las cuales las de Santarcangelo de Romagna, Verucchio, Sant’Agata Feltria y Saludecio.

      Grande arte que se confirma también en la era moderna y en la contemporaneidad. Morciano di Romagna es el pueblo donde nació en 1926 el escultor Arnaldo Pomodoro, expone un obra suya emblemática dedicada al futurista Umberto Boccioni, cuyos padres eran originarios de la ciudad.

      Muchos artistas han elegido vivir y trabajar en Valmarecchia. Entre estos Tonino Guerra, de Santarcangelo di Romagna que ahora vive en Pennabilli, por lo que en los dos lugares se pueden disfrutar de los itinerarios señalados por su arte, denominados I luoghi dell’anima (Los lugares del alma): fuentes, parques, jardines, instalaciones que recalcan su estilo expresivo y evocan su poesía.

      En Talamello, de donde es originario, Ferdinando Gualtieri, ha dejado una importante colección de sus obras en el Museo-pinacoteca Gualtieri.

      En Rímini se pueden admirar los extraordinarios dibujos del gran Federico Fellini en las salas del Museo que recibe su nombre.

      En Riccione obras de autores del calibre de Burri, Maceo, Bay, Sughi y muchos otros artistas contemporáneos estructuran un itinerario expositivo en la elegante Villa Franceschi.

      envíanos tus comentarios

      nos interesa tu opinión
      ¿te gusta esta página? ¿has visto algún error? Rellena el módulo con tus observaciones
      última actualización: 16/03/2017