Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado
    Añade las páginas que sean de tu interés en tu itinerario personalizado
      Malatesta & Montefeltro

      Los Malatesta

      Los orígenes de los Malatesta están en Valmarecchia. Los primeros documentos que los citan se remontan al siglo XII y hacen referencia a posesiones territoriales en la Romaña meridional, siendo causa de conflicto con el Municipio de Rímini.

      Las posesiones eran tantas que conseguían controlar los caminos del interior de Rínimi, teniendo base en la posesión de Pennabilli y Verucchio, que se disputaban el orgullo de haber sido su origen.

      Fue determinante la antigua parentela con la familia feudal más ilustre y potente de la zona: la de los Carpegna.

      A través del control del territorio y de las vías de comunicación, de la producción agrícola y de los comercios, iniciaron a ejercitar presiones sobre Rímini. Llegaron a la guerra que se concluyó en 1197 con un acto de reparación. El Municipio riminés se vinculó a los intereses de los Malatesta, los nombró ciudadanos, les concedió un asiento en el consejo de la ciudad (1206) y fueron invitados a vivir establemente en el interior de las murallas.

      Desde 1239 hasta 1247, Malatesta dalla Penna (Malatesta I Malatesta), que en 1223 fue Podestà (alcalde) de Pistoia, se convirtió en Podestà de Rímini.

      Fue muy conocido Malatesta da Verucchio, “el centenario”, nacido en Verucchio en 1212 y fallecido en Rímini en 1312, llamado por su vetusta edad el “Mastín Viejo”, como cuenta Dante en su Divina Comedia (Infierno XXVII versos 46-48). Siendo padre también de otras figuras dantescas, las de Paolo y Gianciotto, el marido deforme y homicida de Francesca y del hermano. De esta forma se abrió la vía para el ejercicio del poder absoluto sobre la ciudad.

      En el espacio de pocas decenas, la familia se apropió de todos los cargos civiles y religiosos, desautorizando a los órganos ciudadanos. Contaban con ingentes riquezas e importantes apoyos obtenidos con guerras, astutas políticas matrimoniales y alianzas, pero les faltaba el título nobiliario.

      Por tanto, trataron de acreditarse orígenes antiquísimos: Noé, Tarcón, el héroe troyano primo de Héctor y de Enea; así como Otón III, emperador del Sacro Romano Impero; o Escipión el Africano, del cual fue particularmente seguidor Sigismondo Pandolfo, el más célebre de los Malatesta, Señor de Rímini desde 1432 hasta 1468.

      Sigismondo Pandolfo Malatesta

      A la edad de 15 años, en el año 1432, Sigismondo Pandolfo Malatesta se convirtió en Señor de Rímini y de Fano.

      Durante muchos años estuvo ocupado en campañas militares por toda Italia, conquistando fama y riqueza que utilizó para hacer que su capital y su corte fueran dignas de los grandes Señoríos de aquella época. Gracias a él, Rímini tiene el honor de custodiar el primer edificio del Renacimiento, el Templo Malatestiano, diseñado por Leon Battista Alberti y enriquecido por los frescos de Piero della Francesca. Mausoleo de Sigismondo y de su consorte, Isotta degli Atti, así como también de Giorgio Gemisto Pletone, uno de los filósofos de corte que rodeaban al Señor. Su carácter agresivo, que tanta parte había tenido en su glorificación, igualmente la tuvo en su caída.

      La intricada situación política italiana se ocupó del resto, marcando su declive cuando apenas tenía cuarenta años. El incumplimiento de los compromisos asumidos, la infidelidad al Papa, del cual ya no compartía la política y la ocupación militar de territorios bajo la jurisdicción de los Montefeltro, fieles asertores de la política de la Iglesia, lo llevaron a perder todo, excepto la ciudad símbolo de su poder, mientras que Federico no sólo recuperaba lo que había sido suyo, sino que ampliaba las posesiones en los castillos malatestianos.

      Murió con solo 51 años, aquel que con 13 años ya había guiado un ejercito, ocupándose en los últimos años de la prosecución de las obras de su Templo.

      Rímini, como Urbino, fue una capital del Renacimiento por donde pasaron grandes artistas, literatos y humanistas. Con su muerte, la ciudad pasó a un segundo plano, mientras que otras capitales siguieron siendo protagonistas en los siglos sucesivos.

      (Extraído de Malatesta & Montefeltro, en viaje por las colina de Rímini, edición Provincia di Rímini Consejería de Turismo)

      envíanos tus comentarios

      nos interesa tu opinión
      ¿te gusta esta página? ¿has visto algún error? Rellena el módulo con tus observaciones
      última actualización: 10/02/2016